LA PIRÁMIDE QUE AFECTA AL RENDIMIENTO DE UN JUGADOR EN EL PARÓN LIGUERO

Como exjugador profesional de fútbol voy a hablaros de cómo afecta al rendimiento de un jugador el parón liguero debido a las selecciones nacionales, sobre todo a aquellos que como yo, cuando estaba en activo, no tenían partido de competición y disfrutaban de un descanso de varios días ese fin de semana.

Desde mi experiencia, lo más importante  que tiene que hacer un futbolista en este descanso es eso mismo: DESCANSAR. Tiene que encontrar paz y tranquilidad para poder desconectar, disfrutando de todo aquello que no dispone a lo largo de la temporada. Para ello, lo ideal es pasar unos días en el pueblo natal, con la familia, en la playa, con la novia o con su mujer e hijos, en los cuales encuentre esa paz interior. Es también conveniente salir un día y disfrutar de los amigos.

Desde mi punto de vista estas son las claves que afecta a un jugador profesional en un parón liguero:

ENTRENAMIENTO. Normalmente, en la semana previa a un parón no se entrena con intensidad en su equipo, y sobre todo en aquellos equipos que tienen muchos jugadores internacionales como Real Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid. Eso provoca que exista una bajada del rendimiento. Esa misma semana también se entrena hasta el viernes pero la mente de los jugadores está más pendiente de coger el avión para ir a su casa que de realizar un entrenamiento de calidad e intensidad. En esos 3 días, como norma, casi nadie se pone las zapatillas y realiza una sesión de entrenamiento regenerativo, y suele ser nulo de entrenos hasta que vuelven al trabajo con el equipo. Todo eso influye en el rendimiento. Es evidente que en estos días un jugador puede tener una molestia de alguna zona de su cuerpo y es vital trabajarla con los mejores profesionales para que pueda regenerarse. Todos sabemos que durante la temporada las cosas tienen que estar para ayer y se trabaja sin respetar los procesos de recuperación por la exigencia del club, del entrenador y, en muchos casos, del jugador.

NUTRICIÓN. Es una de las claves de la bajada de rendimiento, provocada por varios motivos muy paralelos a los mencionados con el entrenamiento. En primer lugar, esa semana previa el futbolista se despista con la comida, sale más a comer fuera y no cuida los hábitos de post entrenos, debido a esa falta de tensión. Igualmente, en los días de descanso todo vale, se come de forma relajada, con la familia, con los amigos, en sitios donde normalmente no se puede durante la temporada y eso, en principio, debe ser positivo siempre y cuando controle uno la ingesta. A la vuelta a los entrenos, el famoso peso es juez de esa situación: 1,5 kilogramos más. Lo que suelen hacer es estar 2-3 días sin comer de forma equilibrada para bajar el peso, cuando más ejercicio e intensidad hay esos días para recuperar el nivel, existiendo un alto riesgo de lesión.

DESCANSO: Es una de las claves del estado de forma óptimo, aunque normalmente el jugador no lo aprovecha para regenerar de forma completa su cuerpo y mente, y hace que su descanso sea para utilizarlo para todo menos para descanso. No se suelen dormir las horas precisas, ni respetar el equilibrio de horas de irse a la cama o de despertar. Incluso se suele estar más activo que en una semana normal de competición y, como no está acostumbrado, hace que sea un aspecto negativo en su rendimiento.

No hay secretos, la clave para estar bien es la piramide del rendimiento: ENTRENAMIENTO, ALIMENTACIÓN Y DESCANSO. A parte de todo eso existen muchas variables que también afectan y si las controlamos hacen que nuestro rendimiento sea mucho mejor. Para mí, la más importante es la siguiente:

MENTE: lo más importante es saber qué es lo más importante, así que este punto es clave para el rendimiento. El jugador tiene que trabajar ese aspecto más que ninguno. Sería ideal que este parón de liga sirviera a los jugadores para parar su mente, olvidarse de lo que son, centrarse en si mismo, ir a la montaña, hacer una actividad deportiva distinta como pádel, leer un libro, pasear en el parque con la familia, ir a comer o cenar algún día (no los 3).

Durante la temporada el jugador suele tener estados de forma en base a unas variables multifactoriales. Es vital que un jugador no pierda su nivel en ese parón, puesto que le puede jugar una mala pasada durante la temporada.

Quien ama este deporte desea volver a entrenar y competir. El placer no está solo en ser jugador, sino en seguir viviendo de su pasión en el terreno de juego al máximo nivel de rendimiento durante el mayor tiempo posible.

Victor Salas
Victor Salas

Ex-futbolista profesional, ha jugado entre otros clubes en el Sevilla F.C. Es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Máster en Preparación Física y Readaptación en Fútbol. En la actualidad es además Profesor Titular en CEDIFA y Preparador Físico de la Selección Andaluza de Fútbol SUB. 16.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *